Ante las últimas detenciones de compañeros en el D.F.

Foto tomada durante la marcha en contra de las detenciones contra anarquistas en el DF

Circular de opinión

 

Ante las últimas detenciones de compañeros en el D.F.

 

El pasado 15 de diciembre fueron detenidos Abraham López Martínez, Fermín Gómez Trejo, ambos menores de edad, y Carlos Orozco, acusados de haber realizado ataques contra la fachada de una tienda de motocicletas, 7 carros y dos camionetas de carga con cócteles molotov.

 

Sin embargo dicho ataque ha sido reivindicado por otro grupo, la “Célula Contra la Dominación Salvaje”, del “Frente de Liberación de la Tierra”, que ha explicado en un comunicado que dichos ataques fueron llevados a cabo con “medios dispositivos” consistentes en botellas de plástico con mezclas incendiarias, y no con bombas molotovs como ha señalado el Gobierno del Distrito Federal en manos del represor Partido de la Revolución Democrática.

 

Actualmente la situación jurídica de los compañeros es grave, pues los cargos que se les imputan, como son “asociación delictiva”, “daños a propiedad” y “disturbios a la paz pública” no alcanzan fianza y los sitúa en un plano incierto respecto la más pronta recuperación de su libertad. En este sentido, es precisa la más amplia solidaridad de clase con estos compañeros hoy asediados por el Estado.

 

Y en base a este principio que defendemos los revolucionarios anarquistas es que rechazamos la actitud pusilánime que asumen algunos “compañeros” que niegan la solidaridad a los compañeros presos al no compartir los medios de acción de los mismos y reclaman el desligamiento del resto de los grupos e individuos que no efectúan estas acciones haciéndole el trabajo a la represión y sembrando la división y la desconfianza en las filas propias.

 

Claro que discutimos, y lo haremos siempre, las formas y métodos de lucha que tenemos los revolucionarios para alcanzar nuestros fines, reconocemos discrepancias y sabemos perfectamente las distancias que existen entre algunos de los planteamientos que se reivindican anarquistas en particular, y revolucionarios en general, pero ante todo, reconocemos firmemente a quiénes honesta y coherentemente luchan contra el Estado y el capitalismo, sin importar sus adjetivos, y a todos ellos los llamamos con orgullo compañeros.

 

Ahora bien, la agudización de la represión en nuestro país no se circunscribe únicamente a los anarquistas (pese a que las últimas acciones llevadas a cabo por grupos insurrecionalistas puedan generar aumentos en las particularidades de la represión) y los estudiantes como sostienen varios compañeros, sino todo lo contrario, es un síntoma generalizado de la agudización en las contradicciones que existen entra las clases sociales y la escalada represiva que esta llevando a cabo la burguesía como resultado del asenso de la lucha de clases que se ha venido desarrollando en los últimos años.

 

Naturalmente esto repercute en todas las capas intermedias entre los explotadores y el proletariado, y en este sentido, nuestra táctica y nuestra estrategia en cuestiones de defensa deben estar orientadas en el plano general de esta ofensiva y no en el plano particular, como propone la corta visión del reformismo.

 

Por esta razón, los revolucionarios que levantamos en alto la bandera del clasismo militante extendemos nuestra solidaridad a los compañeros Fermín, Abraham, Carlos, Emanuel y Víctor cerrando filas ante la represión burguesa, sin dejar de entender que esta no es una lucha particular de los anarquistas por el hecho de tener una “afinidad ideológica” o una amorfa y malentendida “solidaridad acrata”, sino que se encuadra en una lucha general contra la represión capitalista que los revolucionarios debemos saber orientar para ganar las luchas desde lo particular y elevarla a lo general, al coordinarlas en luchas únicas de los explotados y oprimidos por nuestros presos y por la destrucción del sistema penitenciario, uno de los fundamentos de la dictadura capitalista, pues solo de esta manera es que, desde los hechos y las acciones, vamos construyendo la solidaridad de clase necesaria para aplastar a la burguesía como clase dominante.

 

En los inicios de este año, a los revolucionarios nos toca ser la parte más viva de las movilizaciones, acciones y confrontaciones que surjan en nuestra clase, el enemigo ha golpeado fuerte y se prepara de nuevo para atacar, es preciso estar alertas. ¡ante los encarcelamientos, la persecución, el asesinato y las ofensivas burguesas en el campo económico que se preparan, la solidaridad intransigente de la Clase Obrera y los sectores oprimidos con la Acción Directa Proletaria como consigna programática permanente y la militancia revolucionaria como potencia efectiva al servicio del Socialismo y la Libertad!

 

¡Libertad a Fermín, Abraham, Carlos, Emanuel, Víctor y los presos

políticos de todas las cárceles de México, presos de la lucha de clases!

¡Arriba los que luchan!

 

Organización Popular Anarquista Revolucionaria

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: