Fundación del Centro de Estudios Miguel Bakunin

Compañeros y Compañeras: El Comité por la Construcción de una ORA es un conjunto de militantes –trabajadores y estudiantes- que militan por la defensa y rearmamiento de la trinchera social revolucionaria defendida históricamente por los militantes internacionales de la Alianza (en tiempos de Bakunin) allá por el siglo XIX, por los gloriosos cenetistas españoles que abogaban en contra del sectarismo obrero y se lanzaron contra el colaboracionismo dirigente en las horas más críticas –sosteniendo bien altas las tareas del proletariado y la Revolución Social-, por los valientes milicianos macknovistas de Ucrania que defendieron la Revolución de Octubre contra sus mismos autoreivindicados dirigentes, en fin, por los miles de militantes reconocidos por la historia o anónimos que mantuvieron encendida la llama de un anarquismo revolucionario materialista y proletario…

Las derrotas sufridas por las revoluciones del siglo XX, orientadas principalmente por distintas variantes de la ideología marxista, fueron sólo el comienzo de un largo proceso de desvinculación política que deja hoy a las masas huérfanas de toda orientación superadora al margen de los remiendos de tinte trotskista o la “nueva izquierda” en sus distintas variantes consejistas, luxemburguistas o aún más recientes…

Lo cierto es que en la muerte de los que no pudieron en vida o de quienes la reniegan, se ha dirigido la mayor parte de las energías militantes del mundo en una larga y estéril búsqueda por encontrar las certezas sobre la dinámica social actual y la estrategia proletaria. Lo que llevo –no sin duros reveses- a retrazar la larga agonía de la lucha de Clases y su último sistema representante.

Para nosotros la lucha de Clases sigue el mismo rumbo que le ha sido trazado por sus raíces y origen histórico: La disputa permanente por el poder entre proletarios y patrones. La condiciones materiales para la Revolución, por otro lado, desde que el capitalismo alcanzó su grado internacional a través de las relaciones de opresión y explotación entre los Estados, alcanzando su mayor grado de concentración, están dadas hace rato.

Podemos decir, entonces, que para quienes militamos en el Comité el principal problema histórico vigente de la Revolución Proletaria continúa siendo principalmente el programático.

La materia siempre precede a la idea y el gran mal del siglo pasado no ha sido tanto la derrota efectiva de nuestra Clase por la patronal, consagrada por el Imperialismo en su forma superior -pues siempre es una derrota transitoria- sino que la desorientación en que ha quedado hundida nuestra Clase, sin una seria orientación internacional y sin una seria autocrítica que le permita salir del transe del reformismo y sus derroteros históricos.

El problema en la afirmación actual, es la negación inconclusa… el carácter irresuelto de una autocrítica que no debiera afianzar los sectarismos y la infinidad de internacionales políticas, pero ninguna realmente de Clase (de TODA la Clase). La trinchera capitalista, mientras no resolvamos este problema, seguirá inmutable a nuestro frente.

Por esto consideramos que la principal tarea de los revolucionarios tiene un doble carácter: ideológico y orgánico, dos tareas que no pueden desembarazarse la una de la otra…

Nos reivindicamos Bakunianistas principistas, pues la tosquedad con que se ha abordado infindidad de veces su doctrina nos lleva a embanderarnos como simpatizantes de sus principios y no tal vez de cualquier frase que de su amplio trabajo político/ideológico pudiera extraerse. Nos proponemos profundizar sobre las temáticas centrales que correspondan al debate programático que nos debemos los revolucionarios y nuestra Clase, lo que no puede abordarse al margen de la experiencia histórica de nuestra Clase y de los distintos debates que permanentemente, en distintos frentes y sentidos, en esta se han originado.

Es por todo esto que nos hemos propuesto organizar el “Centro de Estudios Miguel Bakunin”, un colectivo de evaluación y debate, de reelaboración del pensamiento revolucionario, al calor de las experiencias y lecciones históricas y actuales de nuestra Clase, en la Argentina y el Mundo.

El CEM BAKUNIN tiene como primer objetivo publicar sus trabajos y estudios (para lo que ya hemos publicado nuestra Web, la que será actualizada permanentemente) y editar un medio de difusión ideológica para iniciar esta larga tarea, que supone el enriquecimiento ideológico de nuestra Clase y todos los revolucionarios, pues sumará su voz a las polémicas sobre la posible y necesaria salida revolucionaria.

EL CEM BAKUNIN no será un círculo cerrado y dogmático de difusión mesiánica, sino que se plantea la necesidad de un ámbito para el nucleamiento de todos los anarquistas que reconozcan esta tarea impostergable y se armen de la crítica y la autocrítica para abordar esta iniciativa. Es un espacio que se regirá por la democracia obrera en cuanto a la formación de Comisiones y la libre elección y polémica en todos sus asuntos internos. Están abiertas nuestras puertas…

Centro de Estudios Miguel Bakunin

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: